WE ARE YOUR MEDITERRANEAN

Brief historical review

En el Siglo VI a C. Denia (Alicante) ya producía vino, concretamente en el alto de Menimaquia existe uno de los poblados y lagares más antiguos de Europa. Junto al mar, su ubicación fue estratégica en el Mediterráneo Occidental, lugar de tránsito y de encuentros, común denominador del desarrollo de los vinos de Alicante. Posiblemente fueron los fenicios quienes introdujeron la vid en la provincia. Posteriormente, los romanos fueron grandes cultivadores.

Los restos arqueológicos, sobre todo en la zona del Marquesado, confirman la presencia de ánforas vinarias y de grandes “Villae”, destinadas a la agricultura de la vid, e incluso se han hallado restos de una fábrica de ánforas de este tipo.

Tanta importancia tuvo la viticultura para las familias alicantinas que en 1510 Fernando el Católico prohibió la comercialización por el puerto de Alicante de vinos procedentes de otras tierras.

Y es a partir de 1834 cuando queda complemente liberalizada la comercialización de vinos de otras zonas de España por el puerto de Alicante.

El siglo XIX se convierte en el siglo de Oro de la producción vitivinícola alicantina. El Oidium primero y la filoxera después arrasan los viñedos franceses y se firma un tratado comercial preferencial con este país que supone un auge increíble los vinos de Alicante. Prácticamente todos los pueblos contaban con viñedos, y se crea en Cocentaina (Alicante) la primera estación enológica de España.

El siglo XX es una época de cierta frenada, pues cambia el modelo productivo de la provincia optándose por otros cultivos más rentables. Sin embargo en el año 1932 se crea la “Denominación de Origen Alicante” y se consolidan los vinos.

EL CLIMA Y LAS ZONAS PRODUCTORAS

En la provincia de Alicante es muy característica la influencia del mar Mediterráneo, cuyas brisas marinas circulan a través de los pasillos montañosos que han creado el Parque Natural del Carrascal de la Font Roja y el Paisaje Protegido de la Sierra del Maigmó que aportan mayor frescor a la superficie foliar.

En la provincia existen dos zonas con climas y suelos muy diferentes: La costa mediterránea cuyas brisas marinas ejercen una gran influencia sobre el viñedo de municipios costeros. Y otra zona de interior, de carácter más continental, en la comarca del Alto Vinalopó, con altitudes de más 600 metros sobre el nivel del mar, donde también llegan las brisas marinas a través de los pasillos naturales. Allí el suelo se vuelve mucho propicio para la producción de vinos de calidad, con alta presencia de cantos calcáreos, costra y piedras.

0%
OFERTA ESPECIAL

Cuídate y quédate en casa.

Aprovecha y descubre nuestros vinos en nuestra tienda online.

Reserva tu fin de semana enoturístico antes del 10/09/2020 y ahorra hasta un 25%.

RESERVA AHORA