Cosas divertidas que ocurren cuando haces enoturismo

Vino, gastronomía, diversión y aprendizaje. ¿Se te ocurre un plan mejor? En este post te contamos por qué el enoturismo es sinónimo de diversión y un planazo que no querrás perderte.

El enoturismo es una práctica turística que ha ganado fuerza en los últimos años en nuestro país. Cada vez son más las personas que quieren disfrutar de la amplia variedad de interesantes actividades que ofrecen las bodegas y los destinos donde se desarrollan dichas experiencias. Visitas a bodegas, catas, paseos por viñedos en bicicleta, globo o a caballo, cenas o comidas en bodegas, picnics en increíbles parajes naturales de viñedos, etc. Sean cuales sean tus gustos, motivaciones o compañeros de viaje, en el enoturismo encontrarás un plan idóneo para divertirte y desconectar, a la vez que descubres el interesante mundo del vino y su cultura.

A continuación, te contamos algunos motivos por los que, si realizas enoturismo, la diversión está asegurada. Esperamos que te convenzan para venir a visitarnos, disfrutar de nuestras experiencias y divertirte en Bodegas Mendoza.

EM - Cosas divertidas en enoturismo
EM - Cosas divertidas en enoturismo

Porque podrás disfrutar con viejos y nuevos amigos…

En un mundo planificado al milímetro, en el que nos faltan días libres y a nuestros días les faltan horas, el enoturismo es una original forma de volver a estrechar lazos con tus amigos, realizando una escapada alejados tanto física como mentalmente de vuestras apretadas agendas. Reúne a tu grupo, prepara las mejores listas de reproducción para el viaje y… carretera y manta. Viviréis desde el inicio una experiencia que no os dejará indiferentes.

Además, el enoturismo no sólo ofrece la oportunidad de disfrutar entre viejos conocidos, sino que el buen ambiente que se genera en las experiencias enoturísticas es un magnífico comienzo para nuevas amistades… ¡y lo que surja! En Bodegas Mendoza hemos sido en numerosas ocasiones testigos del típico “chico conoce chica, chica conoce chico”… y el resto es historia.

Porque notarás tus endorfinas in crescendo durante la cata

La cata es, sin duda, uno de los momentos más esperados en toda actividad enoturística. Aunque los aspectos más técnicos y profesionales quedan reservados para unos cuantos enoturistas experimentados, las catas ofrecen a todo el mundo la oportunidad de degustar distintos vinos, maridarlos con ricos productos locales, aprender de las explicaciones de nuestros guías a través de la experiencia y, sobre todo, incrementar las endorfinas y el sentido del humor.

Gracias al momento de la cata, sus asistentes pueden dejarse llevar por sus sentidos, dando rienda suelta a la diversión y disfrutar de una experiencia que les hará olvidarse del estrés y del día a día.

Porque te lo pasarás bien aun perdiéndote… literalmente

Si la emoción te puede y cuando crees que has llegado a tu destino, con las ganas de disfrutar de tu experiencia de enoturismo saliéndote por los poros, descubres que te encuentras en otro lugar por haber metido en el GPS la dirección equivocada, no te preocupes. No eres el primero, ni serás el último. Te desvelamos un secreto: incluso si pierdes el norte, el enoturismo te ayudará a reencontrarte contigo mismo y con los tuyos.

Pero…por si acaso, aquí te dejamos nuestra dirección para que vaya directa a tu GPS (y no tengas que preocuparte por acabar en cualquier otra parte…).

Porque los niños añaden a la experiencia esa ilusión e ingenuidad que tanto les caracteriza

Si pensabas que el enoturismo no es un plan para niños, debemos decirte que estabas equivocado. La bodega y su entorno donde se desarrollan las actividades enoturísticas son el lugar perfecto para disfrutar de una divertida jornada en familia. De forma simultánea, los adultos conocen en profundidad todos los secretos de nuestros vinos y su elaboración, y los más pequeños también participan de la visita, porque contamos con elementos didácticos durante todo el recorrido para que aprendan de una forma muy amena y entretenida. Todos contentos, éste es nuestro objetivo, peques y mayores disfrutan aprendiendo.

EM - Diversión en familia
EM - Enoturismo y diversión

Porque se viven emociones singulares

Las personas somos una auténtica caja de sorpresas y a nosotros nos gusta que vosotros también seáis protagonistas en las visitas. Nos gusta haceros partícipes, escuchar vuestras opiniones y esto enriquece muchísimo la experiencia que vivimos todos. Gracias a ello os conocemos mucho más y suceden cosas maravillosas que ponen de manifiesto lo mejor de las personas. Hemos visto que en nuestras visitas, la gente hace amigos, negocios, labores humanitarias y un sinfín de cosas que no os podéis ni imaginar. Hace muy poco nos visitó por segunda vez una pareja con su hija Rosa. No os podéis ni imaginar lo que nos hicieron sentir cuando nos contaron que le pusieron este nombre a su hija porque son grandes entusiastas de nuestro vino Santa Rosa. A ellos les pareció conmovedor que fuera un vino homenaje de Enrique Mendoza a su madre, ‘imaginaros lo que nos ha conmovido a nosotros su visita y su bonita historia!

Porque el objetivo es pasárselo bien, y gracias al enoturismo lo conseguirás

En definitiva, una escapada enoturística se presenta como una opción cada vez más atractiva con la que llenar nuestro tiempo libre después de la monótona rutina. Si lo que quieres es desconectar, reír y disfrutar al máximo del tiempo compartido con los tuyos, el enoturismo cumplirá tus expectativas. Una experiencia en torno al vino, acompañada de una buena gastronomía y de charlas distendidas con amigos y familiares conseguirá no sólo que lo paséis bien, sino que viváis una experiencia que recordaréis siempre.

En Bodegas Mendoza queremos ayudarte a crear estos divertidos recuerdos que grabarás en tu memoria para siempre. No te lo pienses más, y ven a divertirte y disfrutar del apasionante mundo del vino con nosotros. ¡Reserva ya tu visita!.